De acuerdo con el informe Tendencias Internacionales en Selección de Personal 2019 (elaborado por LinkedIn), los pasos recomendados para adoptar gradualmente la flexibilidad laboral como parte de la cultura de una empresa son los siguientes:

1. Averiguar qué tipo de flexibilidad quieren tus colaboradores

Realizar una encuesta personal rápida te permitirá saber con más exactitud sus necesidades. Un buen comienzo es darles autonomía para salir de la oficina durante unas horas por razones personales o que tengan la libertad de cambiar de horario.

2. Fomentar la colaboración de RH con otras áreas de la empresa

RH debe equipar a los trabajadores flexibles con la tecnología más adecuada para incrementar su productividad: esto supone la coordinación entre RH y el área de Servicios Tecnológicos (IT), para asegurar que el espacio de trabajo se utilice de la forma más eficiente posible.

3. Promover las conexiones personales por medio de la tecnología

RH debe evitar que los trabajadores remotos se sientan excluidos del resto: para lograr esto, las herramientas digitales son muy útiles no solo para la colaboración a distancia sino también para construir equipos de trabajo bien integrados.

4. Comunicar con claridad las políticas de flexibilidad

Es necesario exponer las políticas de flexibilidad en las descripciones de los puestos disponibles, en las entrevistas con candidatos y en las reuniones de empleados. Siempre es útil establecer expectativas, responder preguntas y explicar conceptos oportunamente y con claridad.

5. Gestión responsable del trabajo remoto

La cultura laboral de tu organización debe adaptarse a los cambios de manera integral: no se trata solo de ajustar las políticas o de adecuar las tecnologías.
Puedes diseñar un programa de formación que ayudar a los directivos a liderar los equipos flexibles: la capacitación debe centrarse tanto en aspectos técnicos como culturales, y debe mantener la motivación de los empleados que trabajan de forma remota.

6. Ser ‘flexible’ con la flexibilidad

Las políticas de flexibilidad laboral deben adaptarse a los nuevos contextos y necesidades, y al mismo tiempo, deben tener en cuenta los aspectos específicos de las culturas locales.
El avance de la tecnología hace que la flexibilidad laboral sea cada vez más factible para un número mayor de empleados: debes revaluar constantemente tus políticas para que sean más incluyentes.

5. Gestión responsable del trabajo remoto

La cultura laboral de tu organización debe adaptarse a los cambios de manera integral: no se trata solo de ajustar las políticas o de adecuar las tecnologías.
Puedes diseñar un programa de formación que ayudar a los directivos a liderar los equipos flexibles: la capacitación debe centrarse tanto en aspectos técnicos como culturales, y debe mantener la motivación de los empleados que trabajan de forma remota.

6. Ser ‘flexible’ con la flexibilidad

Las políticas de flexibilidad laboral deben adaptarse a los nuevos contextos y necesidades, y al mismo tiempo, deben tener en cuenta los aspectos específicos de las culturas locales.
El avance de la tecnología hace que la flexibilidad laboral sea cada vez más factible para un número mayor de empleados: debes revaluar constantemente tus políticas para que sean más incluyentes.

La flexibilidad es una de las mejores formas para reducir el estrés de tus colaboradores ¿quieres descubrir más soluciones? ¡Contáctanos!

Déjanos un comentario

Pin It on Pinterest